Limpieza

Material necesario: Material necesario

  • Estuche para flauta.
  • Varilla de limpieza
  • Paño de limpieza (cualquier material es bueno, pero el algodón y la franela a menudo son una buena opción)
  • Vaselina
  • Aceite de almendra

Paso 1

Asegúrate de limpiar la flauta después de cada ensayo. Requintas desmontada en partes

Al soplar en la flauta, la humedad de la boca se pega a la parte interior del instrumento, que podría corroerla y dañarla si no se elimina rápidamente.

Para empezar, asegúrate de tener una varilla de limpieza, pero si necesitas una, puedes encontrarla fácilmente en cualquier tienda de música.

Desmonta la flauta en las partes que la componen. la humedad residual a menudo puede acumularse en el interior de la flauta, y desearas estar preparado para que la saliva no gotee por todas partes!.

Paso 2

Pasar el hilo del extremo de un paño de limpieza a través del agujero en la varilla de limpieza. Muchas tiendas de música venden telas especiales para este propósito, pero si no tienes (y no lo quieres comprar ), puedes usar un paño limpio, un pañuelo de tela seco u otros de un tamaño similar. Puede que necesites doblarlo antes de insertarlo a través del agujero.

Paso 3

Envuelve el paño alrededor de la varilla, asegurándote de que el agujero del final de la vara está cubierto por el paño todo lo que sea posible. Sujeta la parte inferior de la tela contra la varilla.

Paso 4

En primer lugar limpiar la cabeza o boquilla (la parte con el agujero a través del que se sopla para producir la música). Introducir la varilla plenamente en la cabeza y luego mover el conjunto dentro y fuera, mientras giras la muñeca un poco para asegurar que limpias todo el espacio en el interior del conjunto. A continuación, limpia el cuerpo (la parte central y la sección más larga) y, al final, el conjunto de pie (el extremo más pequeño conjunto, si lo tiene) de la misma manera.

Paso 5

También puedes limpiar el exterior de la flauta con un paño húmedo y limpio. No es necesario después de cada uso, pero debes hacerlo con regularidad para asegurarte de que la flauta permanece en buen estado.

Simplemente limpiala, primero con un paño húmedo y luego con un paño seco. Para la limpieza interior, el paño debe estar siempre seco. Luego guárdala en su estuche.